Algunas frases del discurso de Raúl Castro ante los "no alineados"


Dijo Raúl Castro

La no alineación significa también la lucha por eliminar las brechas del conocimiento y por el uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones en pro del desarrollo y la cooperación. Rechazamos su creciente militarización y uso agresivo contra terceros países”.

Según la Oficina Nacional de Estadísticas de Cuba, con datos de 2014, el sector de la Administración pública, defensa y seguridad nacional en las cuentas nacionales de la economía castrista alcanzó un 4% del PIB, por un importe total de 3.169 millones de pesos cubanos. Además, entre 2009 y 2014, este sector experimentó un crecimiento en su actividad del 46% prácticamente duplicando sus cifras, mientras que el conjunto de la economía creció solo un 33%, alrededor de 12 puntos porcentuales menos.

Alternativamente, si se utilizan los datos del presupuesto estatal, la Defensa alcanza un importe de 2.852 millones de pesos cubanos, el 6% del presupuesto total, y además, en términos comparativos, entre 2009 y 2014 el presupuesto de defensa de Cuba, a pesar de que se cuenta con menos recursos, creció un 35,8% pasando de 2.099 millones de pesos cubanos a 2.852 millones de pesos. Ninguna otra partida experimentó un crecimiento similar en su importe. El conjunto de los presupuestos pasaron de 46.908 millones de pesos cubanos a los 49.033 millones de pesos de 2014, con un crecimiento inferior del 4,5% en esos mismos años.

Parece evidente que si existe algún sector que crece realmente en la economía dirigida por Raúl Castro es el la defensa, el ejército, la seguridad del estado, la administración burocrática, en suma, la militarización de la economía su control y vigilancia represiva. Los datos oficiales están ahí y pueden ser consultados. De ese modo, una cosa es lo que se dice ante los “no alineados” y otra bien distinta es lo que se practica.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los trabajadores por cuenta propia y el régimen castrista

Mangos, guayaba y frutabomba

Las reformas que necesita la agricultura cubana