¿Con uniforme verde olivo o con guayabera?

Elías Amor Bravo, economista

Granma califica de “nuevas medidas parciales” las decisiones de los departamentos del Tesoro y Comercio de Estados Unidos de otorgar una nueva regulación al uso del dólar en transacciones dentro de la isla y una mayor flexibilidad a las normas para viajar. Todo ello ante la inminente visita de Obama.

Que el diario oficial del régimen califique estas medidas como “parciales” era de esperar. Mientras que los analistas y observadores extranjeros consideran que estas nuevas medidas suponen un notable avance en la línea de la apertura, el régimen parece querer escudarse una vez más en el contencioso que mantiene con EEUU sin otorgar una importancia que, objetivamente, es fácil de contrastar.

¿Por qué Granma arremete contra las nuevas regulaciones? En principio porque suponen un escenario no deseado por las autoridades del régimen. Es evidente que no tienen el menor interés en que los ciudadanos de EEUU puedan viajar legalmente a Cuba "siempre y cuando el viajero se involucre en un programa de tiempo completo de actividades de intercambio educativo destinadas a mejorar el contacto con el pueblo cubano, apoyar la sociedad civil o promover la independencia del pueblo cubano de las autoridades del país". No me cabe la menor duda que este enunciado, que supone la posibilidad de viajar en solitario, sin la necesidad de conformar grupos, no interesa en absoluto en La Habana, y mucho menos para las actividades que han sido definidas.

Al régimen le habría gustado, probablemente, la plena liberalización a los ciudadanos de EEUU para que puedan hacer turismo en la Isla, lo que actualmente está regulado por normas que solo el Congreso puede eliminar.

Es evidente que a las autoridades de La Habana les importa poco que los ciudadanos estadounidenses puedan viajar a Cuba para practicar eso que se ha denominado "contacto pueblo a pueblo", una actividad por la que el presidente de Estados Unidos apostó desde la reanudación de las relaciones entre los dos países.

Además, y mucho más importante aún, ha sido el anuncio de que los bancos estarán autorizados a procesar transacciones del gobierno cubano que pasen, incluso momentáneamente, por el sistema bancario estadounidense. Los cubanos en suma, podrán abrir cuentas en dólares en los bancos. Quienes no quieran valorar de manera positiva el alcance de esta otra medida, simplemente es que no quieren arriesgar.

Ante la llegada de Obama a Cuba el régimen parece más interesado en buscar un perfil bajo, lanzando balones fuera en una nuestra estrategia de ganar tiempo. En Granma lo han dicho muy claro, y por ello cito textualmente, “aun cuando las medidas de hoy son un paso más en el camino hacia una relación diferente, habrá que sopesar el verdadero alcance de estas medidas, dado que tres paquetes anteriores han sido aprobados por la administración Obama pero con una trascendencia limitada”.

De lo que no cabe la menor duda es que de la expectación inicial, se ha pasado a un nuevo escenario que profundiza en el pesimismo. Una estrategia calculada para continuar manteniendo la única carta que queda en la manga del uniforme verde olivo, que no es otra que la denuncia del llamado “bloqueo económico, comercial y financiero impuesto contra la Isla”. Mientras que, los hechos son tozudos y confirman que EEUU ha movido muchas más fichas en el tablero y adoptado medidas encuadradas dentro del proceso de las negociaciones, las autoridades del régimen permanecen impasibles e inertes, incluso, como algunos observadores han destacado, han reforzado la represión contra los disidentes. El cruce de mensajes y de actuaciones en ambas direcciones está servido. La visita de Obama es inminente. 

Para muchos la única pregunta que queda es si Raúl Castro lo recibirá vestido de militar o con la guayabera. Créanme, no hay que esperar mucho más. Ya se verá que queda de todo ello.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los trabajadores por cuenta propia y el régimen castrista

Mangos, guayaba y frutabomba

Las reformas que necesita la agricultura cubana